Menos carteras de crédito, pero nuevas oportunidades para inversores diferentes

Feliu Formosa - Director Ejecutivo Financiero

Aunque el ritmo de disminución de los créditos inmobiliarios de dudoso cobro es notable, con una reducción del 23% entre 2015 y 2014 y del 20% entre ese año y el anterior, continúan siendo una pesada carga financiera en los balances de las entidades bancarias.

Las últimas estadísticas del Banco de España, a falta de datos del último trimestre de 2015, señalan que esos créditos dudosos suman una cantidad en torno a los 41.000 millones de euros, por lo que existe un consenso generalizado en el mercado de que aún queda algún tiempo para liquidar la parte esencial de este pasivo.

En la cartera de activos inmobiliarios asociados a esos créditos dudosos, una parte significativa corresponde a créditos promotor. Se trata del segmento que está centrando mayor atención por parte de las entidades bancarias para su puesta en valor, ya que en su mayoría son activos complejos, con proyectos de difícil ejecución, pero en los que existen opciones de inversión atractivas. En los últimos meses hemos visto cómo se ponen en marcha operaciones en zonas turísticas premium o en nuevos entornos urbanos que hasta ese momento eran suelos abandonados o meros esqueletos de hormigón. Hay oportunidades; muy selectivas, pero muy presentes.

La clave para abordar cualquier operación en esos activos es asumir un cambio radical de mentalidad respecto a la que podríamos denominar como “estrategia pre-burbuja”. Es necesario identificar y satisfacer las nuevas necesidades de la demanda en cuanto a formatos habitables, localizaciones, servicios y financiación. Es un mercado en el que la vieja estructura empresarial de promotores puros ha dejado paso a otras nuevas de inversores igualmente puros. Son, en su mayoría, sociedades patrimoniales nacionales o internacionales, family offices o inversores con muy alto o alto nivel de patrimonio individual que necesitan un apoyo asesor imprescindible para identificar esas opciones de inversión y ejecutarlas por completo. Por nuestro conocimiento experto del mercado, las compañías de servicing nos hemos convertido en los socios necesarios para acompañar a estos inversores en sus operaciones.

Definir los productos que necesita el mercado, los modelos de financiación, la ejecución llave en mano de los proyectos y su comercialización y gestión a futuro son cuestiones vitales que es casi imposible controlar desde la lejanía. Se trata de auténtica consultoría estratégica global, que abarca todos y cada uno de los aspectos de un proyecto, de principio a fin. Proporcionar servicios de valor en esta consultoría exige estar dotados de sistemas de inteligencia muy avanzados. Sistemas de captación de información del mercado, solo posibles con una red capilar que funciona de manera óptima; sistemas de análisis de la información y altas capacidades para generar conocimiento aplicable a estrategias de negocio.

El sector inmobiliario asociado a los activos del mundo promotor puede atraer a nuevos protagonistas con capacidades reales para operar con seriedad y eficiencia. Protagonistas que van a ser clave para el saneamiento de un sector vital de la economía financiera, pero protagonistas que van a necesitar manos expertas que los conduzcan con máximas garantías de éxito.