Un año complejo, pero un buen año

Julián Cabanillas, Consejero Delegado de Servihabitat
Terminamos un año complejo. Si ya nos movíamos en un entorno enormemente competitivo que nos obligaba a optimizar al máximo toda nuestra operativa al servicio de nuestros clientes, las circunstancias políticas que hemos vivido en los últimos meses han añadido un evidente plus de complejidad a nuestra actividad. Si bien ese condicionante político no ha afectado a nuestras operaciones, nos ha obligado a tomar decisiones como el traslado de nuestra sede a Madrid, respondiendo al compromiso de la Compañía de proteger los intereses de empleados, clientes y accionistas.

Julián Cabanillas

Consejero Delegado de Servihabitat

Crecemos en todos los ámbitos de nuestro negocio. Crecemos en ventas, mantenemos con pleno vigor nuestra capacidad de generar recursos y culminamos con éxito iniciativas de negocio estratégicas como la comercialización de suelo, la promoción de vivienda, las ventas sobre plano, las operaciones con activos singulares o la gestión óptima de activos financieros.

También, y esto tiene la misma trascendencia, crecemos corporativamente. En tiempo récord hemos alcanzado una estructura considerable, con más de 600 empleados; nos hemos dotado de la tecnología más avanzada y hemos diseñado y perfeccionado un amplio catálogo de procesos de gestión. Somos una auténtica Compañía de servicios capaz de cubrir todas las expectativas de nuestros clientes. Y ese es el gran reto al que nos enfrentamos en el futuro cercano: además de estabilizar esa categoría, ser capaces de avanzarnos a la evolución del mercado.

El crecimiento vertiginoso de los últimos años tiene que ser consolidado. Todos nuestros modelos operativos tienen que ser sometidos a una revisión que garantice su pleno funcionamiento, no solo para atender las actuales necesidades de negocio, sino también para absorber las futuras con plenas garantías. Vamos a gestionar con precisión milimétrica nuestra capacidad de crecimiento que supone, en gran medida, reinventarnos.

Tenemos un plan para ello. Un plan de transformación que afecta a todos nuestros modelos operativos y que garantiza su adaptación a los cambios incesantes que experimentan el mercado y nuestros clientes. Un plan focalizado en el cliente que disecciona, evalúa y reescribe todos los momentos de interacción con nuestros clientes para generar la esencia de esa reinvención que señalaba. Lo hacemos de forma transversal, de modo que afecta a toda nuestra operativa y todos nuestros servicios y también de forma vertical, pues afecta del primero al último de los que formamos parte de este equipo. Y, en este sentido, como es públicamente conocido, también hemos implementado un plan de sucesión en la dirección de Servihabitat. Este proceso, que se inició a finales de junio y culminará en las próximas semanas con mi sustitución al frente de la máxima responsabilidad ejecutiva de la Compañía, ha sido meticulosamente planificado e implementado para garantizar que la transición no afecte al ritmo operativo y estratégico de Servihabitat y que, además, contribuya a acelerarlo.

Desde que empezamos a operar en el negocio servicers, una nueva categoría en el mercado inmobiliario y financiero que nosotros ayudamos a definir de forma determinante, las claves del negocio están empezando a evolucionar. Por lógica natural, las grandes carteras de activos inmobiliarios van a ir reduciendo su tamaño y, al mismo tiempo, van a surgir en el mercado nuevas formas de actuar con nuevos protagonistas que demandan nuevos servicios. La clave de la permanencia sostenible en el futuro es la recurrencia, la capacidad de generar ingresos estables y predecibles. Ya estamos en ello, con el respaldo impagable del conocimiento experto que hemos adquirido, de nuestra fortaleza financiera y de la calidad y profesionalidad de nuestro equipo. Pues bien, llegados a este punto, podemos afirmar que estamos preparados para el futuro que se nos presenta, un futuro prometedor, que augura grandes éxitos para Servihabitat y todo el equipo que conforma la Compañía.